diciembre 18, 2021

Una perspectiva integral del tratamiento de la adicción a la cocaína

El enfoque que tenemos para el tratamiento de la adicción a la cocaína se focaliza en el cambio de conciencia del paciente.
Sabemos que, planteado así, puede parecer ingenuo, complicado y difícil de llevar a cabo. Y aunque pueda serlo, en caso de conseguirlo, es la mejor garantía de consolidación del abandono del consumo.

¿Cómo lo hacemos?
Entendemos que el consumidor ha llegado a serlo por dos razones fundamentales:

  1. Cierta predisposición genética que le hace susceptible de hacerse adicto a determinadas sustancias una vez empieza a consumirlas.
  2. Circunstancias vitales de tipo social, profesional, sentimental, etc. que pueden haber servido de detonante para iniciarse en el consumo.

Un apunte, hay muy pocas personas que “sepan consumir drogas”, si es que se puede denominar así, y estamos hablando de aquellos que las toman muy puntualmente. Pero lo que es seguro es que si alguien ha llegado a la adicción el objetivo debe ser cero. Es decir, si uno sabe que es muy fácil convertirse en adicto, porque ya lo ha vivido, no puede “jugar” con el consumo, aunque sea puntual porque tarde o temprano recaerá.

Dicho esto, lo que tratamos de hacer es desarrollar otras áreas, a veces latentes, en la psique de la persona, que se conviertan en contrapeso, si es posible altamente estimulante a la adicción a la cocaína, de tal modo que si conseguimos implementarlas en la vida del paciente empiece a considerar innecesario el consumo de esta sustancia.

Es cierto que muchos adictos llegado un momento se sienten muy mal consigo mismos, muy culpables, desesperados, porque no se la pueden quitar de encima, y a veces, lo han probado todo. Por eso nuestro esfuerzo es construir una alternativa en su vida, algo muy personal de cada uno, que le dé un sentido, una fuerza y un alto grado de motivación para dejar de consumir.

Los “packs maravillosos de vida”, esos que según el imaginario colectivo, serían suficientes para dar sentido a la existencia: esposa/o-hijos-buen trabajo-cierto éxito profesional, en muchas ocasiones no sirven para nada en la mente del adicto, porque quizás eso no es suficiente y necesita otros elementos más potentes para “resurgir”.

De ahí que tanto la terapia individual como la grupal hagan hincapié en los factores individuales de cada paciente. No proponemos a todo el mundo lo mismo. Tratamos de entender cuáles son los aspectos por los que cada uno podría salir de este problema.

Ese es nuestro modo de trabajar.

Damián Ruiz
Psicólogo
www.ipadicciones.com