diciembre 9, 2021

La lógica de nuestro modelo terapéutico

En primer lugar partamos de unas premisas:

  • Superar la adicción a la cocaína es algo complejo.
  • Cuando el consumo es alto es preferible el ingreso en un centro, público o privado, especializado en este tratamiento, en el cual, entre otros factores, la persona no podrá acceder a la sustancia durante un determinado periodo de tiempo (lo que dure el internamiento).
  • En caso de, por las razones que sean, opte por un tratamiento ambulatorio (es decir sin ingreso, sea el nuestro u otro) ha de saber que el nivel de implicación y perseverancia ha de ser alto.
  • En un tratamiento como el nuestro no solamente es necesario sino imprescindible que el propio paciente crea realmente que tiene un problema de adicción y que no puede salir por sí mismo.
  • Con nuestro tratamiento psicológico será necesario, en la mayor parte de casos, acudir a un especialista en psiquiatría, el que el paciente disponga, nosotros contamos con la colaboración de psiquiatras externos al centro, pero pueden ser de la sanidad pública, de su mutua privada o de donde considere.

La terapia presencial en Barcelona requiere de un compromiso de participación que consta de sesiones individuales y grupales, en las que se indagará en los factores de personalidad y predisponentes por los que se consume cocaína, se buscarán aquellos aspectos vitales no integrados así como alteraciones emocionales o potencialidades no descubiertas.
Cada individuo, aún siendo adicto o consumidor, es diferente, y lo tratamos desde su individualidad, independientemente de que también se le ofrezcan pautas y recursos comunes a todos.
Los motivos por los que cada persona consume cocaína son particulares y, por tanto, no vamos a tratarlos como iguales, de ahí que tanto la terapia grupal como la individual tendrán en cuenta estos factores.
Por otra parte, nuestra terapia pretende dirigirse hacia una reducción progresiva de la cocaína, aceptando, muchas veces de forma  inevitable, determinadas recaídas.

Si el paciente no avanza en una progresiva reducción del consumo hasta llegar al nivel cero, o es excesivamente informal en el tratamiento o se ausenta, con una excusa u otra, de las sesiones, consideraremos que no es su método adecuado para continuar en terapia, y le invitaremos a optar por un ingreso en un centro público o privado para abordar su problema de modo más intensivo.